Hurreros que fortalecieron mafias del clan Zacarías siguen viviendo del dinero de los contribuyentes

Política 06 de julio de 2019 Por
La que aparece en la foto es DIANA ORTIZ. La mujer estaba destinada al departamento de Prensa, pero casi nunca apareció para trabajar. Pero sí cumplía con su trabajo en el departamento de “Prensa y Propaganda de la Seccional 13”. Se la vio por primera vez en la Comuna cuando llegó la interventora Carolina Llanes. Ahora sigue brindando informes diarios a sus jefes del clan Zacarías, y se da el lujo de “recomendar” a la gestión actual quiénes deben ser despedidos.

0b80fe4e-4f64-46f0-940e-c96a9bc0b91b

1
Dentro del cuadro de la foto del cumpleaños de la ladrona Sandra de Zacarías, está ANTONIO AMARILLA. El sujeto era uno de los principales recaudadores con el CEPO, y era el encargado de cobrar las coimas semanales a los dueños de las playas de venta de los vehículos vía Chile que usan los espacios públicos. Sigue haciendo lo mismo, con la diferencia que ahora extorsiona a nombre de los concejales y del mismísimo intendente Miguel Prieto.

3e2debda-fe7b-4c3b-851b-985ccd0d1e09
A la izquierda, al lado de la ladrona Sandra de Zacarías, aparece la arquitecta Beatríz Maidana. Es una de las más beneficiadas con las mafias del clan Zacarías y tiene varias empresas de construcción que siguen facturando alegremente en la Comuna. Entre ellas, Río Paraná, SISA, y otros. Se construyó un edificio en barrio Obrero, inversión que jamás podría justificar con su salario. Fue una de las imputadas por la muerte de la niña Sarita, y fue premiada con millonarios negociados por haber salvado “el pellejo” de la entonces intendenta en la tragedia de la plaza Van Aaaken.

5cbefeff-ce1f-4310-b185-9eb1698db83f
La arquitecta Graciela Alonso, junto a la pandilla de Aida Molinas en un festejo después de “garrotear” a manifestantes encabezados por Alison Anissimof. Ahora Alison es su jefa y la defiende como “persona de confianza”, pero “la arqui” sigue recaudando dentro de los esquemas perversos montados por el clan Zacarías. Todos estos funcionarios representan un peligro para la institucionalidad y para las buenas intenciones del intendente Miguel Prieto, pero siguen privilegiados.

FUENTE

Boletín de noticias